¿Qué es más sano, consumir verduras crudas o cocinadas?

Actualizado: 4 nov


Comer verduras trae muchos beneficios para nuestra salud y se extienden aún más al momento de su preparación.


Al consumir verduras crudas te da gran cantidad de vitaminas y minerales, cocinar algunas verduras mejora sus nutrientes.


Acá te presentamos unos ejemplos para que conozcas los beneficios según su preparación.



Zanahoria

Cuando están cocinadas contienen más vitamina A, luteína y vitamina K que las zanahorias crudas.

En su versión cruda, la zanahoria puede consumirse en ensaladas, de forma troceada queda deliciosa.

En su forma cocida, forma parte de sopas y como no, de picadillos. Además de ser una porción rica y saludable.

La zanahoria cocinada también es muy usada a la hora de preparar cremas y purés, a los que dota un sutil sabor dulce, muy agradable para adultos y niños.


Cebolla

Cómela cruda, sí, pues es altamente antiséptica y efectiva contra la tuberculosis e infecciones bacterianas como la cistitis.

La cebolla también es muy rica en fitoquímicos, en los que se destaca el flavonoide quercitina, un antioxidante más potente que la vitamina E, tiene propiedades antiinflamatorias, antialérgicas y protectoras frente al cáncer, además puede ayudar a prevenir síntomas de fatiga, ansiedad y depresión.

La cebolla hace que los ingredientes del plato se integren entre sí, armonizando sus sabores. Su jugosidad también resulta útil en la preparación de rellenos y recetas al horno, ya que evita que se resequen y aporta untuosidad.

Cruda es un ingrediente ideal en la preparación de ensaladas, con tomate, aceitunas y un poquito de aceite de oliva. Para suavizarla basta con dejarla unos minutos en maceración con un poco de sal y vinagre.


Brócoli

Es un alimento que crudo nos ayuda a prevenir el cáncer y las úlceras. Cuando está cocinado permite aprovechar sus nutrientes ya que combaten las células precancerosas.

Una de las opciones más fáciles y rápidas de comer brócoli crudo es en la ensalada, rallar brócoli en la ensalada, añadir un poco de aceite y sal al gusto.

También al hacer crema de brócoli podemos añadir al final unos trocitos de brócoli crudo, así le daremos un toque diferente y crujiente a nuestro platillo.

Debemos saber que tenemos que tener una buena limpieza del producto para sustituir la cocción y eliminar toda la suciedad que contenga.


Espinacas

En el caso de las espinacas, consumirlas crudas puede ser buena forma de proteger su alto contenido de Vitamina C. También contiene menos calorías cruda que cocinada. Otra ventaja de comerla cruda, que tiene que ver con nuestros gustos es que así mantiene su textura crujiente para ensaladas.

Al cocinar las espinacas absorberás la mayor cantidad de minerales como hierro, calcio y magnesio que contienen.

También vale la pena señalar que la espinaca es una fuente de seis nutrientes adicionales que incluyen fibra, fósforo, vitamina B1, zinc, proteínas y colina.


En ambas opciones, comerlas crudas o cocinadas, mantiene propiedades diferentes pero beneficiosas para la salud. Lo recomendable es alternar entre ambas opciones.

43 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo